viernes, 18 de enero de 2008

RECUERDO DE LA FLECHA AZUL

Cuando era pequeña recuerdo las horas pasadas en una merceria que había al lado de mi casa, en la plaza de San Miguel en Zaragoza, creo que se llamaba La flecha azul y su dueña era doña Benita, una mujer con el pelo canoso y recogido en un moño en la nuca, sobria y seria, que me trataba con gran cariño y me dejaba "atender" a los clientes detrás de aquel mostrador de madera al que apenas llegaba. Yo abría los cajones antiguos donde se apilaban todos los hilos y entre puntillas y entredoses pasaba el tiempo. Creo que alli empezé a amar todo lo relacionado con la mercería.

No hay comentarios: